Ruta de la Necrópolis

Home / Ruta de la Necrópolis

Ruta de la Necrópolis

Ruta Necrópolis Ayuntamiento Covaleda Turismo

Se trata de cuatro construcciones aisladas en rectángulo irregular que distaban entre sí unos cincuenta o sesenta metros; estos muros formados por una sola hilada de piedra aprovechaban como apoyo los afloramientos rocosos.

Todos los indicios señalan que aquí hubo un primitivo asentamiento tal vez relacionado con el aprovechamiento ganadero y cinegético de la zona.

A pesar de existir cierta dificultad para datar cronológicamente los yacimientos situados en el margen izquierdo del Duero, sí parece posible que pertenezcan por su situación y tipología a momentos de la Alta o Plena Edad Media, muy similares a otros de la zona: Cuyacabras, Revenga, La Cerca…

También descubriremos la Necrópolis del Pozo San Millán con sus tres sepulturas antropomorfas. La presencia de sillares de roca dispersos por el entorno puede evidenciar ruinas ciclópeas de un edificio rectangular de similares características al del Onsar.

En la Necrópolis de La Cuerda de los Morales encontramos dos grupos de dos tumbas antropomórficas y de bañera excavadas en roca.

Este tipo de sepulturas, como las citadas anteriormente, presentan la característica común de haber sido excavadas en torno a la iglesia del lugar, normalmente se trataba de un pequeño edificio románico levantado sobre la misma roca, en torno a los siglos X-XI.

La Necrópolis del Onsar de Pedro García se encuentra en una ladera con abundantes afloramientos rocosos que han sido utilizados para excavar dos tumbas de pequeño tamaño con un rebaje para sujetar la tapadera, separadas entre ellas por unos 15 m.; situadas alrededor de los restos de un edificio rectangular, un gran muro formado por piedras areniscas en dirección Norte-Sur puede interpretarse asociado a un edificio religioso al que correspondería el muro.

Hay quien opina que, el hecho de que se encuentren asentamientos en parajes tan inhóspitos como Cuyacabras, La Cerca, el Pozo de San Millán, etc., tal vez se deba a una huida en busca del amparo del monte.